porque /eruntale/ ???

Ohh… creo que ya lo respondí en algún sitio… aquí va de nuevo: es la traducción de mi nombre en el idioma Quenya, un idioma inventado por el profesor JRR Tolkien (autor de "El Señor de los Anillos"). Mi nombre (Johana) proviene de Juan, que significa "Dios es misericordioso". Dios, en Quenya, se dice "Eru" y así se forma "Eruntale". Para esto que soy muy aficionada a la obra del profesor Tolkien, y llevo con orgullo este nick 🙂

Pregúntame lo que sea 🙂

Capturar un segundo

Hace mucho, muchísimo tiempo, cuando el hombre recién empezaba a sentirse hombre, percibió por primera vez la noción del tiempo, quizá al ver que el sol aparecía y se extinguía cada tarde, para dar paso al manto oscuro de la noche.

De las líneas de Nasca y al calendario gregoriano, hemos pasado a los relojes Swatch y al Google Calendar, y aún así, la noción de tiempo sigue siendo no más que una ilusión. ¿Qué es cada segundo transcurrido? ¿A dónde se va ese segundo? Si no se hubieran creado los segundos, minutos y horas, días, meses y años, ¿cómo representaríamos el tiempo?

Estoy viendo una serie del año 2008, “New Amsterdam”… para esto que tiene un cierto encanto disfrutar de una serie que nadie conoce o recuerda, porque me permite apreciarla sin influencias externas… y en esta serie, el protagonista tiene 400 años sobre la faz de la Tierra, es inmortal, y dejará de serlo cuando encuentre a su amor verdadero.

A menudo, el héroe de esta serie encuentra paralelos a los hechos actuales, con hechos ocurridos a lo largo de su vida, y ésto le ayuda a resolver casos en su trabajo de detective de la Policía. Lo que más me llama la atención, sin embargo, es su costumbre de tomar fotos al Times Square (en el que, según la serie, vivía la tribu nativo americana que lo hizo inmortal luego de salvarle la vida), desde el siglo XIX hasta nuestros días:

screenshot_11

(Imagen vía)

Para un ser que ha visto el discurrir de ese espacio geográfico por 400 años, es posible que recuerde como si fuera ayer, lo que pasó en 1800, 1900, y así. Y si no, las fotos y cintas de video son bastante ayuda. De una forma u otra, los inventos tecnológicos como cámaras, filmadoras y afines permiten capturar los segundos (los de exposición, al menos).

El pensar en el tiempo me ha hecho pensar en átomos… pero supongo que ése será motivo de otro post Sonrisa

Lux in tenebris

(Ahora sí, el post “christmasy“. Espero les guste!)

Dice la leyenda que hace poco más de dos mil años, apareció una luz en el mundo. Una luz que cambiaría, para bien o para mal, la historia. Una luz con un mensaje de paz, generosidad, alegría. Una luz que, en muchos, no ha dejado de brillar…

Sea la leyenda cierta o no… la idea es recuperar un poco de esa luz y llevarla a nuestra vida diaria, a nuestras familias y amigos. En tiempos turbulentos como éste, que se haga la luz en las tinieblas, con nuestros actos y nuestro ejemplo… recordando que (y aquí me permito citar un libro que alguna vez leí y me pareció a ratos simpático, a ratos aburrido y a ratos demasiado fantasioso, o sea la Biblia) “Hay más felicidad en dar que en recibir“.

Tengo una debilidad por las lenguas muertas, y por eso coloqué el título del post en Latín. En la infancia aprendí un villancico en este idioma, “Adeste fideles”, que aquí les dejo en la versión de la sublime Enya. Tenemos también a “Happy Christmas”, un himno pacifista del genial John Lennon, o al ritmo de una salsa navideña por el maestro Hector Lavoe. Pero hoy les quiero dejar una canción que representa la Navidad Peruana, y nada más típico en estas fechas que los Toribianitos… espero les guste esta rola tanto como a mí 🙂

En fin, ¡Felices Fiestas! y que se haga la luz 😀

Keep shining on

(Advertencia: es un post largo…)

En unos días, empezarán las fiestas de Navidad y Año Nuevo… y sí, aunque son motivo de reencuentros y compartires, pues en nuestros tiempos existen componentes que a veces tienden a ser más relevantes que el sentido de las fiestas en sí, que a mi parecer es el pasar tiempo con nuestros seres queridos, reflexionar y pensar en el antes y el después.

Me refiero al torbellino de actividades que implica esta temporada de fiestas: las decoraciones navideñas (“tengo que comprarle nuevos listones a mi árbol”), los regalos (“no encuentro regalo para mi amigo secreto!”), las canastas navideñas (“este año me dieron un pavo que pesa menos”), las fiestas de Año Nuevo (“no me decido entre la fiesta del Atlantic City o la del Casino Fiesta”). Es un torbellino agradable, al menos para mí, y que demuestra una vez más, que hay belleza (y diversión! Sonrisa) en el caos.

Pero es bueno hacer una pausa, y reflexionar, y hacer balances y planes. Finalmente, lo genial del caos es intentar hacer un orden en él.

Así que declaro que el 23 de diciembre de 2010, termina el año para mí, y hoy me dispongo a resumir lo que fue en mi vida. “Un mal año” sería un enfoque simplista, y no soy amiga de lo simple. Diré más bien que se trató de un año de lecciones aprendidas, que de hecho he adoptado y sirven de base para lo que será el 2011.

Este año aprendí…

  • A recuperarme rápido de las caídas y derrotas, a fortalecer mi capacidad de “resiliencia”. Aceptarlas puedo, no dejarme derrumbar por ellas es algo más complicado. Pero estoy en eso… y como dice Alfred, “Why do we fall sir? So we might learn to pick ourselves up”.
  • A valorar los silencios y gestos, en lugar de las palabras elocuentes. Soy una persona que prefiere la bulla y siente horror al vacío, pero he descubierto que los silencios pueden decir mucho… que con un abrazo puede manifestarse todo un rango de emociones y sentimientos, más allá de lo que pueda decir una carta o un poema… es un descubrimiento fascinante y me hace muy feliz Sonrisa.
  • A involucrarme un poco más, con aquellas personas de mi entorno que lo necesitan. Siempre he aplicado el principio “don’t ask, don’t tell”, sin embargo este año he intentado acercarme a aquellos que lo necesitan, quizá a sabiendas que pueden no reaccionar bien… es algo que estoy intentando cambiar…

El año que viene me verá como soy yo, o sea caótica y desordenada, complicada e ininteligible a ratos, pero siempre con castillos en el aire destinados a hacerse realidad, y con un corazón que a veces sospecho que es más grande que mi cuerpo, todo en versión corregida y mejorada. Eso espero Risa

Les dejo una canción de Coldplay, muy apropiada para la época… del Hemisferio Norte, porque para nuestro hemisferio es simplemente una buena rola… y eso es en realidad, disfrútenla!

Those Christmas lights
Light up the street
Light up the fireworks in me
May all your troubles soon be gone
Those Christmas lights, keep shining on