Dog days are over

Es increíble cómo ha transcurrido esta década que se terminó hace algunos días. Empezó cuando aún era una colegiala, llena de sueños y dudas… algunas que aún tengo ahora, diez años después.

Nunca he sido adepta a las resoluciones de inicio de año, pues soy más bien de establecer metas a largo plazo (muy largo plazo en verdad :$). Más bien me planteo expectativas, que si se cumplen, pues genial, y si no, van para el siguiente año. Eso de las resoluciones me parece estresante… siento que me frustraría muchísimo si no las cumplo (lo cual es más que probable), y como trato de alejar de mí todo aquello que pudiera causarme infelicidad, pues no me imagino haciendo resoluciones. Me quedo con el nombre “expectativas”, que es menos definitivo y cancelatorio, por así decirlo.

Ahora bien, en el fin de semana hice un recuento de dichas expectativas por año, a saber:

2001: Pasar del 5to al 2do puesto al final de la secundaria (llegué al 3ro y me pareció en su momento un gran logro).
2002: Ingresar a la UNI (lo logré al segundo intento :).
2003: No desaprobar cursos (lo logré).
2004-2007: No desaprobar cursos, o al menos sólo uno por semestre (no lo logré 😦 pero aprendí mucho en el proceso y eso es lo más importante).
2008: Egresar de la UNI, conseguir trabajo (claro que lo logré :).
2009: Ingresar a una maestría en el exterior (meta que logré técnicamente, pues sí ingresé, pero no pude cursar por motivos que no vienen al caso).
Obtener la certificación CAPM y rendir el examen TOEFL (ambos logrados con éxito).
2010: Ingresar y estudiar una maestría en el exterior (no logré ni lo uno ni lo otro, pero están en proceso).
Rendir el examen GMAT (al final di el GRE y no estoy contenta con el resultado, así que es muy probable que vuelva a rendirlo este año).
Obtener el título de Ingeniero (en proceso también, mediante el programa de Titulación).
2011: Ingresar y estudiar una maestría en el exterior (voy a la carga de nuevo, y espero a la tercera sea la vencida).
Obtener el título de Ingeniero (en proceso, con miras a sustentar el informe en el primer semestre del año).
Obtener la colegiatura (luego del título).

Revisando dicho recuento, veo que sólo he planteado expectativas en el ámbito académico y profesional. Aunque suene a que soy simple (y es muy probable que lo sea, dentro de mi complejidad), el resto lo acepto como venga: las emociones, las personas, las experiencias y las cosas materiales van y vienen, y sólo me preocupo por mantenerme fiel a mí misma y hacer el bien, “no salvarme sola” (producto de mi educación cristiana, a la que aún me atengo).

Así que este año sólo me queda esperar… no me atrevo a decir “ser feliz”, pero sí “tener una buena salud mental y motivos para sonreír”, que me parece más realista…

Ahora que lo pienso, toda esta parrafada suena pesimista, sin embargo yo creo que los pesimistas son (somos) optimistas encubiertos, y viceversa. Esperamos lo peor, pero secretamentente deseamos lo mejor.

Eso sí, públicamente les deseo, mis amabilísimos lectores, un muy feliz año 2011! 🙂

PD: El título viene de una canción de la cual hicieron un cover en la serie “Glee”… atención a la letra:

Anuncios

2 Respuestas a “Dog days are over

  1. Pingback: No hay primera sin segunda | D e j a m e S e r

  2. Yo también ando en ese mood últimamente, leave all your love and your loving behind you can’t carry it with you if you want to survive.

    So true.

    MaTT

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s