The Event 4 years in the making

Estoy copiándome el título de un post similar… perdonen mi falta de originalidad, pero el título es perfecto Sonrisa.

Y dice así…

Hace cuatro años yo era una estudiante universitaria bastante despistada pero con ansias de superación. Tenía claro qué quería en el plano profesional, pero no en el plano personal.

Cuatro años después, ocurre lo inverso. En fin, las cosas pasan por algo…

Hace cuatro años, agregué a una persona X al Twitter, red de microblogging que corresponde mi mayor entretenimiento (junto con el Google Buzz) actualmente. Me encariñé con sus twitts, realmente siempre ha sido uno de mis twittamigos favoritos… como le he dicho “siempre estuviste ahíGuiño.

Cuatro años después, lo conocí… y lo que esperaba se superó con creces… fue demasiado genial Risa.

¡Y confío en que seguirá siendo genial… por mucho tiempo!

Esta rola la recordé mientras tomábamos un café, o quizá antes, cuando mirábamos las estrellas… era demasiado perfecta para la ocasión… sé que te gustará…

Y se la dedica a los astronautas 😀
Anuncios

Cita citable (VI)

Dale a la gente concursos que puedan ganar recordando la letra de las canciones más populares, o los nombres de las capitales de Estado o cuánto maíz produjo Iowa el año pasado. Atibórralo de datos no combustibles, lánzales encima tantos «hechos» que se sientan abrumados, pero totalmente al día en cuanto a información. Entonces, tendrán la sensación de que piensan, tendrán la impresión de que se mueven sin moverse. Y serán felices, porque los hechos de esta naturaleza no cambian

– Ray Bradbury, “Fahrenheit 451”.

Esta cita es demasiado aplicable a nuestra realidad. Y proviene de uno de mis libros de cabecera, absolutamente recomendado Sonrisa.

Vía Wikicitas

Una de juegos y “arroz con leche”

En la clase de teatro, el profesor nos comentó que “actuar”, en otros idiomas, se representa con la misma palabra que significa “jugar” (“to play”, por ejemplo). Y tiene sentido, en ambas acciones se realizan actividades similares, como pretender ser algo que no es, usar dinámicas, cosas así.

Luego de esta introducción, nos preguntó a todo el grupo cuáles éramos los juegos que recordábamos haber disfrutado en la infancia. Matagente, “siete pecados”, escondidas, mundo, liga, cosas así… que más de uno recordó con una sonrisa Sonrisa, quizá pensando en tardes soleadas jugando hasta tarde, sin preocupaciones, sin responsabilidades…

Acto seguido, el profesor anunció que íbamos a jugar algo, una variación del juego del tesoro escondido, en la que teníamos que cantar el archiconocido “Arroz con leche”. Grande fue mi sorpresa cuando dos de los participantes, que a todas luces son menores de 20 años, preguntaron por la letra de la canción, pues ¡no se la conocían!. Vaya, pensé, definitivamente me estoy haciendo mayor… y ¿qué está pasando con la niñez que ya no se conocen estas canciones?

Eso me hizo pensar en que lo que disfrutábamos en la infancia, es posible que nuestros hijos y nietos no lo lleguen a conocer. Que quizá estén sumergidos en los videojuegos desde que tengan uso de razón, y no es que sea malo esto, pero los juegos que mencioné anteriormente, ¡también son muy divertidos! más el beneficio de la actividad física y eso Lengua fuera.

Dicho esto, hoy me encantó cantar “Arroz con leche” en grupo, sin temor al ridículo, pronunciando esas inocentes rimas con mucha alegría, como cuando mi mamá me las hacía cantar Risa. Es bueno recordar que fuimos niños, que en el fondo aún lo somos…

Curiosamente, en el blog How To Be a Retronaut encontré una pintura de Brueguel del siglo XVI, que describe varios juegos infantiles que se practican hasta nuestros días. Quizá esto sea una señal de que estas actividades no se van a perder, de que a la infancia le es inherente las ganas de jugar, de correr, de expresarse mediante su cuerpo. ¡Quién sabe!

Les dejo con un video, previsiblemente de la canción que forma parte del título del post. Es una versión que yo no conocía, no sé si es netamente colombiana… en todo caso, va dedicada a los chicos que aprendieron la canción hoy Guiño.

¡Ahí nos vemos!

Dos cosas

Ésa es una frase que suelo decir mucho… ¡dos cosas! Y es que no hay primera sin segunda Lengua fuera

La primera cosa es una frase:

Lo que hace indisoluble a las amistades y dobla su encanto, es un sentimiento que le falta al amor, la certeza.

– Honoré de Balzac

Gran verdad y principio de vida. A mis amigos los quiero demasiado, no los cambio por nada.

La segunda cosa es una lección aprendida. Aprender a decir adiós, a decir, “ok esto no es para mí, y por más que me esfuerce nunca lo será”. Quizá el futuro sea distinto… ¡quién sabe!

Y no tengo más que decirles… más que dos cosas…

Lo mejor del Twitter: #cuandoibaalcolegio

Cuando en el Twitter se pone de moda un hashtag, pues aparecen mensajes interesantes… aquí algunos que he recopilado, de un hashtag que está haciendo furor Risa

(Los comentarios en itálica son míos).

#cuandoibaalcolegio facebook se llamaba "slam"

#cuandoibaalcolegio y no tenia cable miraba el canal 7, el mostro del lago ness y otros dibujos que no me acuerdo haha

#cuandoibaalcolegio siempre llegaba tarde y vivia a una cuadra jajajja ! (LHDMV xD)

#cuandoibaalcolegio nunca leí el protocolo de rio de janeiro que aparecía al final de los cuadernos loro

#cuandoibaalcolegio mis papás le pagaban la universidad a Keiko (#TRUE)

#cuandoibaalcolegio Paul Martin era galan joven y mujeriego en Casado con mi hermano. Ahora es el padre en Casi Normal.

#cuandoibaalcolegio comìa tico tico y tomaba una chiki

#cuandoibaalcolegio en la clase de computo veiamos marqueze.net (confieso que conozco esa web Ruborizado)

#cuandoibaalcolegio Los teléfonos públicos eran de Entel Perú, y para usarlos necesitabas "rines"

#cuandoibaalcolegio el comercio era un diario respetable 😛

#cuandoibaalcolegio la tarea se hacía con Encarta, no Wikipedia

#cuandoibaalcolegio me tomé una foto con Rocky Belmonte, y salió en el Somos (true story y he perdido la foto)

Y pueden encontrar muchos más aquíSonrisa

El placer de las cosas sencillas

Aún para alguien que puede inventar un océano de un vaso de agua salada (como yo), no hay nada como el placer de las cosas sencillas…

… enfundarse un jean y un polo suelto (nada apretado ni elegante).

… abrir la ventana y sentir el viento en el rostro.

… llevar el cabello recién lavado, suelto y sin peinar.

… comer un pan con mantequilla (ummmm… ¡dicha total!).

… abrazar a mi perra y decirle cuánto la quiero Sonrisa.

… escuchar música suave, tranquila, sin autotune ni efectos sonoros vistosos.

Éste es un buen domingo hasta ahora… les deseo lo mismo, amables lectores Risa… y les dejo una canción de Herb Alpert (cantada por él, pues la mayoría de sus canciones son instrumentales) que espero les guste…

I’m glad I got to know you… 🙂