Una de mercados y música disco

Hoy quería hacer un post de cualquier otra cosa, pero el calor sofocante y un paseo por el Mercado de Magdalena me recordó otros tiempos, y otros paseos por un mercado en particular: el Mercado de Julio C. Tello (lo he mencionado antes), ubicado en Lince.

El Mercado de Julio C. Tello destaca por una particularidad: en el segundo piso del inmueble que ocupa, se encuentra un colegio: el Micaela Bastidas. Para una persona cuyo colegio ocupa casi toda una manzana, la idea de que un colegio esté ubicado arriba de un mercado es, cuanto menos, alucinante.

Otra particularidad radica en su clientela. Es sabido que las señoras encopetadas de San Isidro acuden a dicho mercado a abastecerse de productos que jamás podrán encontrar en Wong o Vivanda. Lo que sí no es tan sabido es que la ropa que venden en el mercado es muy bonita, y no son pocas las señoras y señoritas del vecino distrito que acuden a comprarla… me incluyo Sonrisa.

En la adolescencia, se me daba mucho por hacer una parada en el mercado, regresando del colegio, entre otras cosas para endulzarme con un vaso de “leche cortada” (también se le conoce como “leche vinagre”, que es algún derivado lácteo similar al yogur más un poco de algarrobina)… si no lo han probado, ¡se los recomiendo!. Ahora, de cuando en cuando acudo a comprar frutas, maní o quesos… recomendados también Guiño.

Volviendo a la adolescencia, mis caminatas por el mercado y alrededores iban acompañadas de un walkman (no había reproductor mp3 aún), y en ese tiempo escuchaba bastante música disco, la cual tiene aún esa capacidad para alegrarme con sus letras optimistas y divertidas Risa. Y una de mis letras favoritas (y probablemente mi rola favorita de Michael Jackson) es ésta, con un mensaje muy interesante: “live life off the wall!” Les dejo una versión subtitulada para que la lean y les anime la tarde. ¡Saludos!

Porque somos personas que viven la fiesta día y noche, ¡vivir la vida con locura es la única forma!

Una de chifas escondidos y papas cajún

(Advertencia: no es un post de gastronomía).

Estaba caminando por otro de mis lugares usuales, el jirón Huancavelica, rumbo a mi paradero. Cruzando el jirón Camaná, como quien va a la avenida Tacna, la vereda se encuentra empedrada, lo cual dificulta un poco el caminar, y obliga a prestar atención a cada paso dado.

Iba yo entonces hoy, mordisqueando un rico shawarma (enrrollado árabe, si no lo han probado, ¡se los recomiendo!), como tantas veces por esa ruta, y de pronto me percaté que había un chifa al costado de una de las ópticas que abundan en esa calle. Un chifa con un gran cartel de “Visa”, bastante iluminado y con una decoración acogedora.

Y me llamó poderosamente la atención.

No por el chifa en sí; ciertamente, es siempre bueno saber qué lugares hay para comer en la zona donde uno trabaja. Sino porque la posición de este chifa estaba oculta por una columna, y esto me provocó una duda. ¿El chifa siempre estuvo ahí, o simplemente no me fijé en él por caminar fijándome en mis pasos o pensando en otras cosas?

¿Y qué tal si, en lugar del chifa, fuera una persona? ¿Cuántas personas y detalles omitimos por ocuparnos de las cosas rutinarias, como caminar o –en mi caso, que es exagerado como todo en mi vida – jugar a adivinar los ingredientes de una variedad de papas fritas?

Supongo que podré finalmente averiguar cuánto tiempo lleva el chifa en la cuadra. Pero las sensaciones, placeres y detalles ocultos por la columna de la rutina, mientras ésta exista, es muy probable que nunca las llegue a conocer.

La canción que cierra el post, como siempre, no tiene mucho que ver, aunque para mí sí… ¡hasta el siguiente post, amables lectores! Risa.

Trivia que a nadie importa: con esta canción y con “Help”, aprendí mis primeras palabras de idioma inglés :3

Una con Ésas Canciones (II)

Ésas Canciones de hoy son canciones de un género musical que me gusta mucho, lo admito, y es el reggae. Por alguna razón en mi infancia era bastante popular… Y aunque el rock clásico es mi género favorito, igual cada vez que me acuerdo escucho estas canciones con letras que hacen pensar en realidades muy distintas a las nuestras.

Aquí les dejo mi top 5… no es purista ni pretende serlo, pues no conozco tanto de reggae como me gustaría, simplemente son canciones que me gustan mucho y ya… espero les guste Sonrisa

Informer – Snow

Un temaza del año 93. Recuerdo que lo bailaban en mi cole. Hasta ahora me provoca bailarlo 😀

Me acuerdo – Vico C

No sé si la he puesto antes en el blog; me recuerda al 92, a Tarata, las tareas escolares a la luz de las velas. Se escuchaba tétrico así XD. “Bomba para fincar” es otro temaza de Vico C 🙂

Bad Boys  – Inner Circle

Me encantó que lo usaran en las pelis de “Bad Boys” (las recuerdas). Grupazo, Inner Circle. ¡Espero verlos en vivo un día!

Turn your lights down low – Bob Marley & Lauryn Hill

Esta es una versión hiphopera de una canción de Bob Marley, mezclada con letras cantadas por Lauryn Hill de los Fugees. Podía haber colocado en este top 5 cualquier canción del gran Bob, pero esta versión me gusta tanto que espero sepan disculpar la omisión.

La última canción pertenece, con justa razón, a uno de los grupos musicales más queridos para mí, de repente no es uno de los mejores, pero como lo he dicho alguna vez, llegó a mi corazón en un momento muy duro de la vida, y sus canciones me marcaron para siempre. Es un poco difícil escoger la canción más representativa de ellos… en fin, espero haber elegido la que más se adecúa a mi estado de ánimo esta semana Risa.

Higher Ground – UB40

Dos cosas. 1. Ali Campbell es un chinchoso por haberse ido de UB40 (aunque Duncan, quien vino en el concierto último lo hizo genial). 2. “Baby, I love your way” no es de ellos, es de Big Mountain.

Pronto otro recuento musical. See you! Risa

Una con Ésas Canciones

(Hace siglos quería hacer este post. Aquí vamos).

Fuiste niño alguna vez, amable lector. Y seguramente recuerdas las canciones que escuchaste en la infancia, y probablemente algunas de ellas las recuerdas con vergüenza pero también con nostalgia. Hay un momento en el que la vergüenza se hace cero y la nostalgia infinita. ¿Será la vejez la que provoque eso? Ni idea Lengua fuera.

En fin, he aquí las que son Ésas Canciones para mí. Canciones que aborrecía en su tiempo y ahora, si bien no las escucho seguido, me recuerdan tiempos despreocupados. Aquí se las dejo, si vivieron su infancia en los 90, las recordarán Risa.

Extasí, Extanó – Chimo Bayo

Hasta ahora lamento no haber ido a su concierto. Debe haber sido GENIAL.

La cabra – Farm López

Esta canción aparece en mis recuerdos de las fiestas infantiles, a media luz y los niños saltando al son de estos versos flipados.

Saturday Night – Whigfield

Esta canción era mi tormento porque nunca me aprendí los pasos, grr!

El Gato Volador – El Chombo

Esta canción aparecía en el video oficial de mi promoción de cole. Qué más puedo decirles que eso.

El meneíto – Natusha

Esta canción no me daba mucha vergüenza, es más me gustaba bailarla :D. A todo esto, cheken el video! es Nubeluz! nostalgia mal…

Y la última…

Noa Noa – Pandora

Solía detestar esta canción y hoy me puse a cantarla, animada por varias menciones del tuiter. Vamos al Noa Noa… lalala!

Espero que les hayan gustado estos videillos… los dejo recordando y tarareando… Risa

Adorable puente…

En su cumpleaños, que sospecho que miles de personas en el mundo celebrarán, así no vuelva a despertar (que es lo más probable)… les presento una canción suya, que nos recuerda lo frágil, inestable, delicado, confuso y dentro de todo ello, maravilloso, que es el amor.

Cruza el amor, yo cruzaré los dedos… y gracias por venir…

[Reto musical] Día 1: Tu canción favorita

Hace algún tiempo que quiero hacer este reto (lo vi en el blog de Lady Bathsheba) y como que ya es hora. (Sí, la falta de inspiración).

Hoy empezamos colocando mi canción favorita. Que en realidad son tantas… pero hoy me provoca decir que mi canción favorita es ésta. Desde niña me gustó mucho, así que aquí va… y dedicada a una personita muy especial Sonrisa.

Do you feel the same, am I only dreaming…?

Mañana toca el día 2: tu canción menos favorita. Ahí nos vemos! Risa

Una de juegos y “arroz con leche”

En la clase de teatro, el profesor nos comentó que “actuar”, en otros idiomas, se representa con la misma palabra que significa “jugar” (“to play”, por ejemplo). Y tiene sentido, en ambas acciones se realizan actividades similares, como pretender ser algo que no es, usar dinámicas, cosas así.

Luego de esta introducción, nos preguntó a todo el grupo cuáles éramos los juegos que recordábamos haber disfrutado en la infancia. Matagente, “siete pecados”, escondidas, mundo, liga, cosas así… que más de uno recordó con una sonrisa Sonrisa, quizá pensando en tardes soleadas jugando hasta tarde, sin preocupaciones, sin responsabilidades…

Acto seguido, el profesor anunció que íbamos a jugar algo, una variación del juego del tesoro escondido, en la que teníamos que cantar el archiconocido “Arroz con leche”. Grande fue mi sorpresa cuando dos de los participantes, que a todas luces son menores de 20 años, preguntaron por la letra de la canción, pues ¡no se la conocían!. Vaya, pensé, definitivamente me estoy haciendo mayor… y ¿qué está pasando con la niñez que ya no se conocen estas canciones?

Eso me hizo pensar en que lo que disfrutábamos en la infancia, es posible que nuestros hijos y nietos no lo lleguen a conocer. Que quizá estén sumergidos en los videojuegos desde que tengan uso de razón, y no es que sea malo esto, pero los juegos que mencioné anteriormente, ¡también son muy divertidos! más el beneficio de la actividad física y eso Lengua fuera.

Dicho esto, hoy me encantó cantar “Arroz con leche” en grupo, sin temor al ridículo, pronunciando esas inocentes rimas con mucha alegría, como cuando mi mamá me las hacía cantar Risa. Es bueno recordar que fuimos niños, que en el fondo aún lo somos…

Curiosamente, en el blog How To Be a Retronaut encontré una pintura de Brueguel del siglo XVI, que describe varios juegos infantiles que se practican hasta nuestros días. Quizá esto sea una señal de que estas actividades no se van a perder, de que a la infancia le es inherente las ganas de jugar, de correr, de expresarse mediante su cuerpo. ¡Quién sabe!

Les dejo con un video, previsiblemente de la canción que forma parte del título del post. Es una versión que yo no conocía, no sé si es netamente colombiana… en todo caso, va dedicada a los chicos que aprendieron la canción hoy Guiño.

¡Ahí nos vemos!