Una de mercados y música disco

Hoy quería hacer un post de cualquier otra cosa, pero el calor sofocante y un paseo por el Mercado de Magdalena me recordó otros tiempos, y otros paseos por un mercado en particular: el Mercado de Julio C. Tello (lo he mencionado antes), ubicado en Lince.

El Mercado de Julio C. Tello destaca por una particularidad: en el segundo piso del inmueble que ocupa, se encuentra un colegio: el Micaela Bastidas. Para una persona cuyo colegio ocupa casi toda una manzana, la idea de que un colegio esté ubicado arriba de un mercado es, cuanto menos, alucinante.

Otra particularidad radica en su clientela. Es sabido que las señoras encopetadas de San Isidro acuden a dicho mercado a abastecerse de productos que jamás podrán encontrar en Wong o Vivanda. Lo que sí no es tan sabido es que la ropa que venden en el mercado es muy bonita, y no son pocas las señoras y señoritas del vecino distrito que acuden a comprarla… me incluyo Sonrisa.

En la adolescencia, se me daba mucho por hacer una parada en el mercado, regresando del colegio, entre otras cosas para endulzarme con un vaso de “leche cortada” (también se le conoce como “leche vinagre”, que es algún derivado lácteo similar al yogur más un poco de algarrobina)… si no lo han probado, ¡se los recomiendo!. Ahora, de cuando en cuando acudo a comprar frutas, maní o quesos… recomendados también Guiño.

Volviendo a la adolescencia, mis caminatas por el mercado y alrededores iban acompañadas de un walkman (no había reproductor mp3 aún), y en ese tiempo escuchaba bastante música disco, la cual tiene aún esa capacidad para alegrarme con sus letras optimistas y divertidas Risa. Y una de mis letras favoritas (y probablemente mi rola favorita de Michael Jackson) es ésta, con un mensaje muy interesante: “live life off the wall!” Les dejo una versión subtitulada para que la lean y les anime la tarde. ¡Saludos!

Porque somos personas que viven la fiesta día y noche, ¡vivir la vida con locura es la única forma!
Anuncios

Cuéntame, ¿cómo te ha ido…?

¿… si has conocido la felicidad? Y lo que sigue Sonrisa.

No soy el tipo de personas sobre las que hay mucho que contar. Es más, si me preguntan, "¿qué ha sido de mi vida?", usualmente respondo algo como esto: "trabajo mucho, leo bastante, ocasionalmente salgo".

Admito que en un tiempo hice esfuerzos para hacerme "interesante": clases de teatro, salidas todos los fines de semana, hasta ver series de TV nacional muy populares (no diré nombres). Con el tiempo fui volviendo a mis hábitos… aburridos, por así decirlo. A quedarme en casa los fines de semana, a leer todo lo que impacte mi retina, a participar en largas sesiones de chat sobre la vida, el universo y el número cuarenta y dos.

(No necesito decir a qué me refiero con esto último, ¿o si?)

En fin, la vida puede parecer prosaica y gris, pero se la puede disfrutar de formas sutiles, ¡y eso es algo que no muchos saben! Aspirando el perfume de las flores al anochecer, saboreando un rico helado, mirando a los niños jugar, sintiendo las palmas de las manos de una persona querida. Eso es lo que debería responder cuando me preguntan qué ha sido de mi vida… ¡he disfrutado del mundo como nadie!

Y probablemente me falta mucho por disfrutar y conocer, pero eso será materia de otro post.

La canción de este post, la pueden adivinar por el título… no es la versión de la Charanga Habanera… es una más clásica… como siempre, espero os guste y si no… ya saben qué pueden hacer Lengua fuera.

Charanga Habanera! #okno 😀

Una de chifas escondidos y papas cajún

(Advertencia: no es un post de gastronomía).

Estaba caminando por otro de mis lugares usuales, el jirón Huancavelica, rumbo a mi paradero. Cruzando el jirón Camaná, como quien va a la avenida Tacna, la vereda se encuentra empedrada, lo cual dificulta un poco el caminar, y obliga a prestar atención a cada paso dado.

Iba yo entonces hoy, mordisqueando un rico shawarma (enrrollado árabe, si no lo han probado, ¡se los recomiendo!), como tantas veces por esa ruta, y de pronto me percaté que había un chifa al costado de una de las ópticas que abundan en esa calle. Un chifa con un gran cartel de “Visa”, bastante iluminado y con una decoración acogedora.

Y me llamó poderosamente la atención.

No por el chifa en sí; ciertamente, es siempre bueno saber qué lugares hay para comer en la zona donde uno trabaja. Sino porque la posición de este chifa estaba oculta por una columna, y esto me provocó una duda. ¿El chifa siempre estuvo ahí, o simplemente no me fijé en él por caminar fijándome en mis pasos o pensando en otras cosas?

¿Y qué tal si, en lugar del chifa, fuera una persona? ¿Cuántas personas y detalles omitimos por ocuparnos de las cosas rutinarias, como caminar o –en mi caso, que es exagerado como todo en mi vida – jugar a adivinar los ingredientes de una variedad de papas fritas?

Supongo que podré finalmente averiguar cuánto tiempo lleva el chifa en la cuadra. Pero las sensaciones, placeres y detalles ocultos por la columna de la rutina, mientras ésta exista, es muy probable que nunca las llegue a conocer.

La canción que cierra el post, como siempre, no tiene mucho que ver, aunque para mí sí… ¡hasta el siguiente post, amables lectores! Risa.

Trivia que a nadie importa: con esta canción y con “Help”, aprendí mis primeras palabras de idioma inglés :3

Una de realidades inventadas

Caminaba hoy por uno de mis lugares comunes para, valga la redundancia, caminar: República de Panamá, cruce con Aramburú, luego doblar como quien va a San Borja, a la av. Parque Sur. En una esquina está Divemotor (distribuidor de Mercedes Benz y otras marcas de autos de lujo), al frente Oltursa, a la izquierda un Starbucks. Más allá las amplias y cómodas casas del límite de San Borja y San Isidro.

Adquirí la costumbre de caminar por esa zona cuando hacía mis primeras prácticas pre profesionales, y como en ese entonces, siempre me acompaña el mismo pensamiento: que vivimos en una realidad inventada.

Un ejercicio que suelo hacer es tocar en mi reproductor musical (mi celular, fiel acompañante) alguna canción que desentone del todo con este barrio residencial. Una cumbia, un reggaetón, una salsita sensualona. Luego, imaginar que los Mercedes son combis y carros viejos, las casas están sin tarreajear o hasta con esteras, la calle es empinada y sin asfalto, el Starbucks es una bodeguita sencilla. Y mi delicioso frapuccino, un marciano hecho con agua y Micropur.

No es burla ni parodia (los marcianos son buenazos!). Es sólo que así como me tocó poder andar por ese lugar y hacer lo que hago, pudo tocarme el no hacerlo, y sólo imaginarlo en un proceso mental inverso al mío. Eso es algo que muchas veces olvidamos… y es bueno tenerlo presente. Finalmente sólo somos piezas en el juego de ajedrez del universo. Lo cual me lleva a la canción que acompañará a este post.

Un poco mainstream la rola XD así que colocaré un cover que me encanta. Tres voces totalmente disímiles, pero conviviendo en un momento en el tiempo. Como la bodeguita sencilla y el Starbucks, en la imaginación de una bloguera inconstante y algo alucinada. A través del universo…

Jai guru deva om…

Una de marinas y marineras

No hay primera sin segunda, dicen en las letras de algunas marineras (baile típico de la costa de mi país, Perú). Acción y reacción, causa y consecuencia, temas comunes en mi blog, y en mi vida. El mar que se retira y regresa con fuerza.

Es sabido que la marinera se llama así en honor a Miguel Grau, héroe de la Guerra del Pacífico, también conocido como “El Caballero de los Mares”. Pero quienes conocen el baile (que son casi todos los peruanos), notarán que el vestido fluido de la dama se asemeja a las olas del océano, y las idas y venidas de la pareja, al movimiento de estas olas. No sabría decir si la inspiración es directa o no, pero es una muestra de lo mucho que fascina el mar al ser humano.

Es sabido también, pues lo he contado aquí, que el mar me tranquiliza mucho, cuando entro en estado de alteración emocional. La vista de las olas tranquilas en el atardecer, el bordado de espuma que se genera con cada onda, el reflejo del sol a la hora del ocaso. Luego un abrir y cerrar de ojos y el naranja se torna violeta, el cielo se viste con su manto oscuro de estrellas… y el show termina. Y empieza el siguiente.

En fin, este post con sabor salado (¡de mar!) debe terminar con una promesa mental de ver un atardecer marino muy pronto, y con un video del baile que mencioné inicialmente. El video fue filmado en el que dentro de poco ya no será mi distrito, así que hay algo de sentimiento en la elección. Espero les guste Sonrisa.

Si alguien sabe el nombre del tema que bailan, favor indicarlo, es hermoso! pero no lo recuerdo >.<

Una con Ésas Canciones (II)

Ésas Canciones de hoy son canciones de un género musical que me gusta mucho, lo admito, y es el reggae. Por alguna razón en mi infancia era bastante popular… Y aunque el rock clásico es mi género favorito, igual cada vez que me acuerdo escucho estas canciones con letras que hacen pensar en realidades muy distintas a las nuestras.

Aquí les dejo mi top 5… no es purista ni pretende serlo, pues no conozco tanto de reggae como me gustaría, simplemente son canciones que me gustan mucho y ya… espero les guste Sonrisa

Informer – Snow

Un temaza del año 93. Recuerdo que lo bailaban en mi cole. Hasta ahora me provoca bailarlo 😀

Me acuerdo – Vico C

No sé si la he puesto antes en el blog; me recuerda al 92, a Tarata, las tareas escolares a la luz de las velas. Se escuchaba tétrico así XD. “Bomba para fincar” es otro temaza de Vico C 🙂

Bad Boys  – Inner Circle

Me encantó que lo usaran en las pelis de “Bad Boys” (las recuerdas). Grupazo, Inner Circle. ¡Espero verlos en vivo un día!

Turn your lights down low – Bob Marley & Lauryn Hill

Esta es una versión hiphopera de una canción de Bob Marley, mezclada con letras cantadas por Lauryn Hill de los Fugees. Podía haber colocado en este top 5 cualquier canción del gran Bob, pero esta versión me gusta tanto que espero sepan disculpar la omisión.

La última canción pertenece, con justa razón, a uno de los grupos musicales más queridos para mí, de repente no es uno de los mejores, pero como lo he dicho alguna vez, llegó a mi corazón en un momento muy duro de la vida, y sus canciones me marcaron para siempre. Es un poco difícil escoger la canción más representativa de ellos… en fin, espero haber elegido la que más se adecúa a mi estado de ánimo esta semana Risa.

Higher Ground – UB40

Dos cosas. 1. Ali Campbell es un chinchoso por haberse ido de UB40 (aunque Duncan, quien vino en el concierto último lo hizo genial). 2. “Baby, I love your way” no es de ellos, es de Big Mountain.

Pronto otro recuento musical. See you! Risa

Una de Wonders

Hoy me pregunté si algún día podré tener un día perfecto. Un día perfecto, para mí, es levantarme ni muy temprano ni muy tarde, desayunar en la cama, leer, salir a almorzar, pasar la tarde paseando cerca al mar, sostener una conversación interesante y cenar algo rico, y finalmente volver a casa a dormir en una noche tranquila y sin sueños.

Mientras me preguntaba esto, me pregunté también si otras personas se preguntaban esto a la vez. Personas que, quizá como yo, llegaron a casa cansados, con ganas de pasar un par de horas en paz antes de dormir, pero no fue así, sino todo lo contrario. No necesariamente por cosas tristes, sino estresantes.

También me pregunté, como hace años lo hago, por qué en inglés “wonder” es preguntarse, y también es maravilla. Quizá los antiguos angloparlantes miraban las maravillas arquitectónicas (catedrales, probablemente) y se preguntaban cómo se habían hecho. O si en serio reflejaban la gloria del Creador. O por el contrario, quizá se preguntaban quién habría hecho semejantes maravillas. ¡Quién sabe!

Ahora mientras escribo todo esto, me pregunto si alguien, además de esta humilde servidora, piensa en estas cosas. A lo mejor y soy la única persona del mundo que lo hace. And I wonder…

Los amantes del rock and roll antiguo saben qué sigue después de esta línea. Un tema legendario, de Del Shannon: “Runaway”. ¡Buenas noches!

Trivia sobre esta gran canción: fue grabada como una balada, con una velocidad más lenta. Luego aceleraron la grabación y ésa es la versión que conocemos.